¿Porqué un tratamiento podría ser mejor que el encarcelamiento para los que han cometido delitos relacionados con drogas?

De acuerdo a la Oficina de Estadísticas de Justicia, cuesta un promedio nacional superior a US$20.000 anuales encarcelar a un delincuente. Con los aproximadamente 150.000 reos actualmente en prisión por el delito de posesión de drogas, Estados Unidos está gastando cerca de US$3.000.000 cada año para encarcelarlos. La investigación ha indicado que por cada dólar invertido en programas de tratamiento de adicciones se ahorran entre cuatro y siete dólares al reducir los delitos relacionados con drogas, costos de justificación penal y robos. Con tales ahorros impresionantes en juego, cada vez más tribunales prefieren los tratamientos contra las drogas por sobre el encarcelamiento al momento de dictar sentencia. Los abogados penalistas expertos de Frank A. Rubino, Esq. en Miami, Florida, pueden describir las opciones de tratamiento disponibles para los infractores en sus estados y hacer lo posible por optar al tratamiento en vez del encarcelamiento.

Cada vez más estados fomentan o exigen el cumplimiento de condenas en centros de tratamiento

Algunos estados han implementado una legislación que fomenta o incluso ordena este nuevo enfoque respecto a la condena de delitos por drogas. Los programas de condenas en estos estados reconocen que, en algunos casos, la mejor solución para los problemas de drogas no es aumentar la encarcelación, sino los tratamientos. Por ejemplo, la ley de California exige que los jueces ofrezcan a las personas que hayan cometido un delito no violento relacionado con drogas, libertad condicional más un tratamiento contra el abuso de sustancias en vez de una pena de cárcel para sus primeros dos delitos. El tribunal puede elegir entre diversos programas de tratamiento autorizados por el estado. La condena también puede incluir servicio comunitario, orientación familiar y capacitación vocacional.

Mientras la mayoría de los estados cuenta con algún tipo de ley con opciones de tratamiento para las personas que hayan cometido delitos relacionados con drogas, California fue sólo el segundo estado en aprobar un programa integral mediante un referéndum. Arizona fue el primero en 1996, con su Ley de Medicalización, Prevención y Control de Drogas. La Corte Suprema de Arizona determinó que 75% de los participantes de su programa permanecieron libres de droga en el primer año, ahorrándole al estado US $2.500.000. En base a estos resultados positivos, otros estados también están trabajando en opciones de tratamiento para personas que hayan cometido delitos no violentos relacionados con drogas. Por ejemplo, el presidente de la corte suprema de Nueva York ordenó que los tribunales del estado comiencen a adoptar un programa que ofrecería tratamiento en vez de cárcel a prácticamente todos los criminales que abusen de alguna sustancia y Carolina del Norte y Oregón también han aprobado leyes con respecto a los tribunales de drogas o a la libertad condicional para ciertos delitos relacionados con drogas. El estado de Washington también ha proporcionado alternativas de condenas en los casos de drogas.

Estos estados han demostrado que, al proporcionar tratamiento a personas que han cometido delitos no violentos relacionados con drogas y que de otra forma hubiesen sido encarcelados, la sociedad se beneficia de muchas formas. Millones de dólares en impuestos se pueden ahorrar al proporcionar tratamiento y los programas de tratamiento también incorporan capacitación vocacional y de destrezas de vida, permitiendo con ello que el adicto a las drogas vuelva a ser una parte productiva de la sociedad.

Conclusión

La actual política de drogas le asigna cada vez más responsabilidades a un ya sobrecargado y congestionado sistema de prisiones, al encarcelar a personas que han cometido delitos no violentos relacionados con drogas en espacios que podrían ser mejor utilizados para recibir a criminales violentos. El público se beneficia de los ahorros financieros y sociales resultantes del tratamiento versus el encarcelamiento para las personas que cometieron ciertos delitos relacionados con drogas y los propios infractores se benefician de la capacitación y rehabilitación en los centros de tratamiento. Si usted o alguien que conoce ha sido acusado de un delito relacionado con drogas o tiene preguntas sobre las opciones disponibles, comuníquese de inmediato con abogados penalistas expertos de Frank A. Rubino, Esq. en Florida.