Ley de Criminalidad

La ley de criminalidad es un conjunto de leyes que tienen que ver con lo que se llama "faltas públicas." La ley criminal no tiene que ver con disputas entre individuos sino que tiene que ver con ofensas contra el orden público. Tanto el gobierno federal como las ciudades y los estados, definen crímenes y persiguen a las personas por cosas tales como infracciones de las leyes del transito hasta ofensas violentas y serias tales como violaciones o asesinatos.

Las personas acusadas por un crimen se llaman demandados o acusados y son representadas por abogados de defensa criminal. La organización gubernamental que presenta los cargos contra el acusado esta representada por un abogado llamado acusador fiscal. Si se encuentra acusado de un crimen, necesita consejo legal de un abogado experimentado en defensa criminal para proteger sus derechos ahora y en el futuro.

La Constitución de los Estados Unidos prohíbe que se quite la vida, la libertad, o la propiedad de alguien sin que haya un "proceso legal." Para que esto se cumpla, un estatuto criminal debe establecer claramente la conducta que se considere criminal. El estatuto legal debe ser más que una descripción vaga que deja a la persona sin aviso de cual es exactamente la conducta prohibida. Un estatuto criminal debe aclarar que es lo que la persona culpable tenía en la mente, como también el acto ilegal. Si al entrar a un ascensor muy ocupado usted pisa los dedos de alguien en forma accidental, no hay crimen porque no había una intención en la mente. Si usted tiene fantasías de pisarle los dedos a su jefe no es un crimen porque no hay un acto criminal. La intención criminal, como por ejemplo la intención de matar, no es una excepción a esta regla. Un cargo de intención de un crimen requiere hacer algo para cometer ese crimen. Un abogado de defensa criminal podrá explicarle estos términos.

El Proceso de Defensa

Los abogados que participan en el sistema judicial de criminalidad deben adherirse a un conjunto de reglas y de procedimientos que aseguren un juicio justo. Las reglas aplican tanto a los acusadores fiscales como a los abogados de defensa. Un abogado con experiencia puede desenvolverse más eficazmente en el sistema de justicia criminal. El abogado de defensa debería participar en el proceso desde el comienzo, es decir, desde antes de las interrogaciones. Los oficiales que arrestan tienen la obligación de informar a la persona detenida que él o ella tienen derecho a un abogado, y tiene el derecho de tener un abogado público si es que no tiene medios para pagar un abogado particular. La mayoría de nosotros que vemos televisión o dramas criminales estamos familiarizados con la advertencia llamada "Miranda" nombrada así por el caso en la Corte Suprema de Estados Unidos que requirió ésta advertencia por primera vez.

Los crímenes cometidos por menores de edad se llevan a cabo en un sistema judicial criminal separado, este sistema se llama sistema judicial juvenil. Las cortes juveniles tienen típicamente menos procedimientos formales y una manera más informal de adjudicar los casos. Mientras muchos abogados de defensa pueden manejar tanto los casos juveniles como de adultos, algunos se enfocan exclusivamente en uno de los dos sistemas.

Negociación de Acuerdos

Algunos cargos criminales son ignorados si es que el abogado del acusado negocia con el acusador fiscal. En algunos casos, el acusado se declara culpable de un cargo menor a cambio de que el acusador fiscal no persiga los cargos más serios. La decisión final de aceptar o no la declaración de culpabilidad es siempre la responsabilidad del acusado.

Según sea la gravedad del crimen cometido, el demandado culpable puede ser sentenciado a un periodo de probación, pagar una multa, hacer trabajo comunitario, devolver o pagar por perdidas monetarias causadas por el crimen, o pagar con tiempo en la cárcel. En algunos estados, los crímenes más serios son castigados con la pena de muerte. Un abogado de defensa criminal experimentado sabrá como trabajar con el acusador fiscal para ver que negociación se puede hacer para que el culpable cumpla el castigo menos severo. Si no se puede hacer una negociación, el abogado puede presentar una defensa eficaz en la corte para convencer al jurado que el procesador fiscal no puede probar, sin dudas razonables, que el acusado cometió el crimen.

Conclusión

Si usted es acusado de un crimen estará en una situación de mucha presión y temor. Aun cuando el cargo parezca muy insignificante, debería ser representado por un abogado competente que tenga experiencia y conocimiento y que pueda navegar a través del sistema judicial criminal. Usted necesitará una representación adecuada que le ayude a minimizar el impacto de este proceso judicial en su vida. Si usted ha sido acusado de un crimen, o si usted conoce alguien que ha sido acusado de un crimen, no demore en ponerse en contacto con un abogado experimentado en la defensa de asunto criminales.